Cirugía Plástica | Doctor Enrique Etxeberria, Cirugía Estética en Bilbao

Nariz

Cirugía Plástica - Nariz - Rinoplastia Cerrada

Rinoplastia Cerrada

  • Imprimir
  • Enviar email
  • Descargar PDF

La alteración en la forma de la nariz es una de las causas estéticas que ocasiona mayores trastornos psicológicos. Su desarrolló es tardío y suele coincidir con el inicio de la adolescencia, momento en que la aceptación de un problema estético es más difícil de asumir. La rinoplastia es una intervención quirúrgica destinada a la corrección de deformaciones nasales mediante la modificación de su forma, lo que conlleva a una mejora del equilibrio y la armonía facial. Es una de las operaciones más frecuentes que realiza el cirujano plástico.

Otras veces, la alteración de la forma de la nariz puede ser secundaria a un golpe o traumatismo, a modo de secuela estética y funcional. Cada rinoplastia es un caso diferente que debe evaluarse con detenimiento. No se trata únicamente de reducir o aumentar el tamaño de la nariz, sino de adaptarlo a las facciones y características propias de cada persona. En este tipo de cirugía estética el diálogo con el paciente para contrastar sus deseos y perspectivas con las posibilidades de mejora que ofrece la intervención es especialmente importante. Además de ser un elemento clave en la estética facial, la nariz es un órgano respiratorio cuya función tiene una gran trascendencia. El cirujano deberá tener presentes en todo momento ambos conceptos, el funcional y el estético, y considerarlos como un hecho inseparable.

EL MEJOR CANDIDATO

Los candidatos ideales para someterse a una rinoplastia son aquellas personas que buscan una mejoría, y no una perfección absoluta, en su apariencia. Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. La rinoplastia mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo, pero no conseguirá que nos parezcamos a otra persona o que nos traten de manera diferente. Antes de decidir si se va a realizar una rinoplastia piense qué quiere conseguir y transmítanoslo.

RECOMENDACIONES PREOPERATORIAS

Tal como sucede en todas las intervenciones, el examen médico previo es imprescindible para detectar cualquier posible anomalía que pudiera contraindicar la operación. Un completo equipo médico de primer nivel, dirigidos por un Médico Internista se encargará de realizar un completo chequeo médico, rápido, ágil y con las técnicas médicas más vanguardistas. La piel de la nariz y de su entorno debe estar libre de inflamaciones o infecciones y, como es lógico, deberá cuidarse de cualquier proceso gripal o catarral que provoque síntomas de congestión nasal.

ANESTESIA

La rinoplastia puede realizarse bajo anestesia local más sedación, o lo que es más frecuente, con anestesia general, dependiendo de la complejidad de la cirugía y de las preferencias de su cirujano. Si se realiza con anestesia local más sedación, el paciente se siente relajado y la nariz y sus alrededores están insensibles al dolor; con anestesia general el paciente está dormido durante la operación.

PROCEDIMIENTO QUIRÚRGICO

La rinoplastia se realiza siempre en quirófano, dentro de una clínica u hospital. Normalmente, se permanece en la clínica la noche tras la cirugía, dándose el alta al día siguiente. Una rinoplastia suele durar entre 1 y 2 horas, aunque en casos complejos puede llevar más tiempo. La operación de Rinoplastia cerrada se realiza a través de incisiones en el interior de los orificios nasales de tal forma que no queda visible ninguna cicatriz externa. A través del interior de la nariz, el cirujano puede tallar y modelar los huesos y cartílagos nasales y configurar una nueva estructura. De esta forma la piel y las membranas se retraen y adaptan hasta conseguir la forma deseada.

La rinoplastia no siempre es una cirugía reductiva. Hay pacientes que necesitan aumentar el tamaño de su nariz para dar más relieve a la punta, para levantar un dorso hundido o para corregir deformidades tanto de origen congénito como traumático. En estos casos, el cirujano suele recurrir a injertos con tejidos del propio paciente para dar forma o sostén a la nariz.

HOSPITALIZACIÓN

El paciente suele ingresar el día de la intervención por la mañana. El alta se da habitualmente en 12-24 horas.

CUIDADOS POSTERIORES

Tras la cirugía, y sobre todo, durante las primeras 24 horas, puede sentir la cara hinchada, molestias sobre la nariz y dolor de cabeza, que ceden con la medicación prescrita. Debe permanecer tumbado con la cabeza elevada durante el primer día (excepto para ir al baño) y durante los 3 ó 4 días posteriores deberá dormir con la cabeza un poco incorporada. Notará que el hinchazón y los hematomas alrededor de los ojos aumentan hasta alcanzar un máximo a los 2 ó 3 días. Aplicándose compresas frías disminuirá la hinchazón y se encontrará mejor. En cualquier caso, se sentirá mejor de lo que pueda parecer por su aspecto. La mayoría de los hematomas y el hinchazón desaparecerán en unas 2 semanas (un mínimo hinchazón, prácticamente sólo perceptible por su cirujano, podrá durar unos meses). Es normal que durante los primeros días se produzca un ligero sangrado por la nariz. No deberá sonarse la nariz con fuerza durante una semana, más o menos, hasta que los tejidos cicatricen. Si tiene tapones en la nariz, éstos serán retirados en 2-3 días, tras lo cual se encontrará mucho mejor. Después de una semana, o como mucho dos, se le retirará la escayola, y los pequeños puntos de piel, si es que tiene. La mayoría de los pacientes que se someten a una rinoplastia se encuentran bien en 2 días, siendo capaces de volver al trabajo o al colegio en una semana más o menos. Sin embargo, no se deberán realizar algunas actividades hasta que no pasen algunas semanas. Le proporcionaremos instrucciones concretas, algunas recomendaciones son: evite actividades extenuantes (footing, natación, hacer flexiones,...) durante 4 semanas, evite golpes en la nariz y tomar el sol durante 8 semanas, lávese la cara y aplíquese maquillaje con cuidado. Puede volver a colocarse lentillas tan pronto como quiera, pero si lleva gafas debe tomar ciertas precauciones. Si tuviese alguna molestia entre visitas o alguna duda sobre lo que debe o no hacer, no dude en contactar con nosotros.

RESULTADOS

El resultado de estas operaciones es por lo general muy gratificante. El paciente olvida con gran rapidez su imagen anterior y experimenta cambios a veces sorprendentes. Puede modificar incluso su carácter, mostrando una satisfacción que pone de manifiesto la gran repercusión psicológica que provocan en el individuo las alteraciones en la forma de la nariz.

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

¿Cuál es la edad óptima para poder hacer una rinoplastia?
Cuando se ha terminado el proceso de osificación de los huesos de la cara, normalmente entre los 15 y los 16 años. No obstante siempre es mejor esperar a la mayoría de edad antes de tomar la decisión de operarse, en los casos de una rinoplastia primaria. En aquellos casos secundarios (accidentes, intervenciones,…) está indicado actuar lo antes posible.

¿Sentiré dolor?
No. En general no se precisan analgésicos.

¿Qué riesgos entraña la operación?
La posibilidad de complicaciones en este tipo de intervención es muy poco frecuente. Puede producirse una infección o sangrado mayor del habitual, una reacción anómala a la anestesia, o pueden aparecer pequeñas venitas en la piel de la nariz que generalmente son transitorias (complicaciones muy raras, pero que pueden aparecer en cualquier intervención quirúrgica). Aunque no se debe enumerar como complicación, debe saber que aproximadamente un 5% de los pacientes necesitan un pequeño retoque posterior. Esta situación es impredecible en prácticamente todos los casos.

¿Podrá el paciente respirar por la nariz?
Los tres primeros días lleva un pequeño taponamiento que obliga a respirar por la boca. Una vez retirado el taponamiento ya se puede respirar por la nariz aunque al principio con cierta dificultad, ya que podrán formarse pequeñas costras internas y existirá una cierta inflamación posquirúrgica inevitable. Al cabo de unos días y con el tratamiento recomendado, el problema se irá solucionando progresivamente.

¿Cuándo se ve el resultado definitivo? Al retirar el yeso a los diez días, la nariz tendrá una forma correcta y lo suficientemente buena para hacer una vida totalmente normal. Pero el resultado definitivo en lo que a detalles se refiere precisará de un tiempo mayor, por lo general de seis meses a un año.

¿Se puede tomar el sol?
El sol es perjudicial para las cicatrices, aunque en este caso sólo habría una pequeña en la base de la nariz si la vía de acceso ha sido la abierta. Por consiguiente no tiene una contraindicación específica salvo por el calor que produce que, en los primeros dos meses y por el edema, no será recomendable. No obstante, durante 8 semanas le recomendamos no tomar el sol directamente en la nariz sin protección (SPF 50 emulsión / gel / loción)

¿Será posible llevar gafas?
Aunque no sea visible, el edema provocado por la operación persiste largo tiempo. Esto se nota usando gafas porque dejan una marca profunda en el punto de apoyo sobre la nariz. No existe una contraindicación, pero sí una recomendación de no llevarlas de forma continuada durante los dos primeros meses tras ser intervenido. Pueden usarse si se va reposando de vez en cuando dejando el tiempo necesario para que la marca se recupere.

¿Cuándo podré realizar deporte con normalidad?
Es de todo punto de vista recomendable abstenerse de realizar ejercicio físico durante las primeras 4 semanas, principalmente en lo que se refiere a actividades extenuantes (footing, natación, hacer flexiones,...). Aumenta el hinchazón postquirúrgico.