Medicina Estética | Doctor Enrique Etxeberria, Cirugía Estética en Bilbao

Hipersudoración

Medicina Estética - Hipersudoración - Hipersudoración

Hipersudoración

  • Imprimir
  • Enviar email
  • Descargar PDF

La hiperhidrosis es la sudoración excesiva de diferentes partes del cuerpo (axilas, palmas de las manos, pies…) y puede constituir un serio problema para algunas personas porque las acompleja y dificulta sus relaciones ya que sudar excesivamente puede delatar nerviosismo o inseguridad y también puede entenderse como falta de higiene sin que esto sea real. consiste en un exceso de sudoración que se produce por fallo del sistema nervioso simpático (parte del sistema nervioso autónomo) originando que el organismo produzca más sudor del que necesita para regular la temperatura corporal.

Esta alteración suele iniciarse en la infancia o la pubertad y normalmente, si no es atendida correctamente, dura toda la vida. Se estima que el 1% de la población padece hiperhidrosis primaria; afecta de igual manera a hombres y mujeres. Hasta el 40% de los afectados tiene otro miembro de la familia con el mismo transtorno, por lo que es una enfermedad hereditaria.

Además, se puede distinguir hiperhidrosis primaria e hiperhidrosis secundaria: la primera puede iniciarse en cualquier momento de la vida y su trasfondo es puramente la hiperhidrosis como tal, a diferencia de la segunda, secundaria, que como su nombre lo indica, puede deberse a trastornos de la glándula tiroidea o pituitaria, infecciones, diabetes mellitus, tumores, menopausia o ciertos fármacos.

¿Qué tipos de hipersudoración existen?

Las hipersudoraciones puede ser generalizadas (afectan a toda la superficie corporal) o localizadas (afectan a zonas circuscritas). Además pueden ser de causa desconocida (esenciales) o deberse a una causa que se pueda identificar (patológicas).

Pero las  hipersudoraciones más frecuentes son las idiopáticas y localizadas, siendo éstas las axilares, las palmoplantares y las faciales. La hipersudoración idiopática o esencial localizada se inicia en la infancia/adolescencia y afecta al 0,6%-1% de la población. Ésta persiste durante algunos años y a veces hay una tendencia espontánea a la mejoría hacia los 25 años. Con frecuencia existe una historia familiar.

TIPOS DE TRATAMIENTO

•    Solución de cloruro de aluminio (hexahidratado).
Consiste en la aplicación de soluciones antitranspirantes con mayor concentración de cloruro de aluminio. Puede resultar efectivo sólo para hiperhidrosis axilar, y en menor medida para hiperhidrosis palmar y plantar.

•    Iontoforesis.
Consiste en pasar una corriente eléctrica de bajo voltaje por agua o almohadillas humedecidas, lo que hace que proteínas superficiales de la piel se coagulen y bloqueen parcialmente los conductos sudoríparos.

•    Medicación oral.
Hay diversos tratamientos farmacológicos sistémicos: los fármacos anticolinérgicos como el bromuro de propantelina que tiene múltiples efectos secundarios como sequedad de boca, somnolencia, vértigo y visión borrosa; los tranquilizantes y sedantes como el clonazepan o diazepan y otros como los antagonistas del calcio(diltiazem). En general, estos fármacos no se prescriben por los posibles efectos secundarios que pueden provocar. Dentro de los tratamientos tópicos farmacológicos existen dos grupos: fármacos anticolinérgicos como el bromuro de glicopirronio y los preparados astrigentes y curtientes. Dentro de éstos están el cloruro de aluminio, el glutaraldheído o el ácido salicílico. Habitualmente, en una primera consulta son estos los que se indican.

•    Simpatectomía por Videotoracoscopía.
Es una operación que se realiza con anestesia general. Para acceder al sistema simpático se tiene que realizar un neumotorax artificial, es decir, meter aire en los pulmones para que se levanten y se despeguen de los ganglios nerviosos T.

•    Otras terapias.
El sobrepeso aumenta el exceso de sudor por lo que se recomienda ir al endocrino para que nos ponga una dieta adecuada. El café y el tabaco aumentan la sudoración por lo que es mejor evitarlos. Para la hiperhidrosis no orgánica es necesario acudir al psicólogo a terapia donde se puede ayudar a superar problemas de autoestima e inseguridad, entre otros, los cuales pueden ser causa de dicha enfermedad. Las terapias de relajación orientales como el Yoga, Zen, Siatsu pueden ayudar a superar el estrés que origina estar empapado en sudor.

•    Toxina botulínica tipo A
Su efecto se debe a un bloqueo selectivo en la acción de la acetil-colina sobre las glándulas ecrinas. De esta manera se produce una disminución en la función de dichas glándulas, y por tanto disminuye la producción de sudor ahí donde este fármaco se administra. La aplicación selectiva en las zonas con una sudoración mayor, permite poder actuar únicamente en las áreas que presentan más hiperhidrosis, y evitar así posibles efectos secundarios sistémicos.

El uso de la toxina botulínica como arma contra la sudoración excesiva o hiperhidrosis, se descubrió en 1994. Y aunque los expertos coinciden en la eficacia de este tratamiento, también lo hacen en señalar su efecto secundario más preocupante: la frecuencia de las recaídas entre cuatro y seis meses después de la implantación de la sustancia en las zonas a tratar.

¿Qué pauta terapéutica podemos seguir ante una hipersudoración localizada?

El tratamiento inicial o de primera línea es una solución de clorohidrato de aluminio hexahidratado al 20-25% en solución de etanol para la hipersudoración axilar, solución de glutaraldheído al 2% para la palmar y de glutaraldehído al 10% para la plantar. El mecanismo de actuación parece ser la oclusión del conducto de las glándulas sudoríparas. Se debe de aplicar por la noche y con la piel seca.
Como segunda opción son los fármacos anticolinérgicos o la iontoforesis. Si estos fallan hay otras opciones como la toxina botulínica. Ésta bloquea de forma irreversible la liberación de acetilcolina inactivando así la transmisión colinérgica, pero posteriormente se crean nuevas sinapsis con lo cual el efecto es temporal. En la axila la inyección intradérmica se tolera bien, pero en la palma de la mano es necesario realizar una anestesia regional. Ya ha sido aprobado su uso en axilas, pudiéndose administrar en el medio hospitalario si el médico lo estima oportuno. En las palmas de las manos sigue siendo de uso compasivo y hay que solicitar permiso al Ministerio, que lo suele conceder sin problemas.

La última alternativa terapéutica es la simpatectomía que actualmente se puede realizar por videotoracoscopia.

INDICACIONES

Pacientes que presentan sudoración excesiva en axilas y manos.

TRATAMIENTO

Inyección a dosis muy bajas de la toxina, con aguja muy fina y en pequeñas gotas, de forma superficial en la zona a tratar.
La administración intradérmica de la toxina botulínica A es eficaz para el tratamiento de la hiperhidrosis axilar y palmar y no tiene efectos secundarios graves.
El tratamiento se realiza con anestesia local y no es necesaria la hospitalización.

EFICACIA DEL TRATAMIENTO

Los efectos del tratamiento comienzan a notarse entre los dos y los cuatro días después de la inyección y la sudoración desaparece por completo en una semana. La duración del tratamiento es de aproximadamente unos seis meses, después de los cuales se deberá repetir para seguir controlando la patología.
Como término medio, el efecto dura entre 4 y 9 meses, de acuerdo al metabolismo de la persona afectada. Los resultados son notorios entre el segundo y cuarto día de la aplicación. El tratamiento se realiza 1 o 2 veces al año aproximadamente.

CONTRAINDICACIONES

Está contraindicado en el embarazo y la lactancia. En pacientes tratados con anticoagulantes y en aquellos que padecen coagulopatías. Si hay infección en el lugar que se pretende inyectar. En caso de Miastenia Gravis, Síndrome de Eaton Lambert o Esclerosis Lateral Amiotrófica.